Proyectos Fotográficos

Un proyecto fotográfico es una idea, la forma en que esta se comunica es lo que la diferencia de otras

Conceptos e ideas sobre proyectos fotográficos (canal Youtube)

Proyectos tipos clásicos

  • Proyecto 365. Una fotografía al día durante los 365 días que dura un año. La temática que quieras con la única salvedad de que una foto al día sea archivada como la representativa de ese tema.Ideal para aquellos que viven con la cámara bajo el brazo o para los que, como yo, llevan el móvil como segunda cámara allá a donde vaya
  • 52 semanas: Igual que el proyecto de 365 días, pero una fotografía a la semana. Este proyecto es ideal para aquellos que no tienen mucho tiempo libre, pero no quieren dejar de lado la fotografía o para aquellos proyectos más elaborados, que necesiten de más planificación y tiempo de ejecución.
  • 12 meses: En este caso, y debido a falta de tiempo o a elaboración del proyecto, sólo podemos publicar una fotografía al mes.

Mis ideas para la inspiración (según varios autores): 

1. Tu entornoMuchas veces nos planteamos ideas supercomplicadas, cuando lo genuino lo tenemos justo al otro lado de nuestra puerta. El barrio donde uno vive puede ser un motivo estupendo para un proyecto fotográfico. Al mismo tiempo, nos implicamos más en la vida de él, sus comercios, su gente…

2. Extraños durante 30 minutosEs una variación a la idea de los 100 strangers. La idea se basa en los apuntes rápidos de dibujo. Montas un set sencillo (o no) y durante 30 minutos tienes que fotografiar a cuanta más gente pase por allí, sin importar si los conoces o no. Ideal para romper la barrera de fotografiar extraños sin que nos dé corte y para trabajar rápido.

3. Elegir una focal únicaPuedes elegir una sola focal (recomiendo las clásicas de 35, 50 y 85mm) y sólo fotografiar con dichas focales todo el proyecto. Ideal para sacarle el máximo partido a esa focal. Personalmente me encanta para este proyecto el 50mm f1.4, aunque no descarto hacer un proyecto similar con el 135L f2. Un ejemplo l tenéis en el grupo de 50mm original de Flickr.

4. DespedidasDesde siempre, he viajado muchísimo y una de las cosas que más me gusta observar en las estaciones, son las despedidas. Esos momentos es que la gente se marcha para mucho o poco tiempo y existe esa incertidumbre de cuándo se volverán a encontrar. Es un motivo genial para un proyecto personal.

5. Mi día a día en el trabajoSi tienes la oportunidad de poder fotografiar durante un día completo lo que ocurre en tu trabajo (independientemente de cual sea), podrías hacerlo durante 52 semanas (una vez a la semana) y así comprobarías que no todos los días son iguales, aunque muchas veces pensemos que sí.

6. Los olvidadosAhora que acaban las fiestas, las calles se llenan de profesionales que limpian, arreglan y dejan todo como estaba de nuestra ciudad. Gente que trabaja cuando nosotros descansamos de las fiestas y que sin su labor no podríamos disfrutar igual de ellas.

7. Las canciones que me motivanElige tus 12 canciones favoritas de todos los tiempos y haz fotografías mientras las escuchas. Luego ponlas en común junto a la canción y podrás observar como cada una de las canciones te influye anímicamente en tus fotografías.

8. Doce meses, doce proyectosLa idea es coger un proyecto cada mes y desarrollarlo durante todo el mes. Puede ser una foto al día, una a la semana e incluso una al mes. Personalmente recomiendo que se planifique con antelación dicho proyecto. Una buena idea es hacer algo similar a lo de doce meses, doce causas y buscar temas candentes de actualidad.

9. Abstractos en Aceite. Aceite flotando en agua, una gran idea para hacer fotografías abstractas. Este es un proyecto fotográfico que explota las propiedades reflectantes del aceite para distorsionar la luz y acentuar los colores.

10. Alfabetos fotográficosEste es el ejercicio de fotografía clásico, en lugar de simplemente fotografiar un alfabeto compuesto por letras de vallas publicitarias, grafitis, señales de tráfico o fachadas de tiendas, encuentra y fotografía objetos y formas que se asemejen a letras o números.

11. Fotografía lo mundano. Toma una hoja de papel o haz una nota en tu celular y escribe una lista de los lugares u objetos que encuentras aburridos, deprimentes, feos, poco atractivos o molestos. Ahora presiónate a ti mismo para hacer fotografías hermosas e interesantes de estos sujetos tan poco fotogénicos, un excelente ejercicio para activar tu visión estética.

12. Película de jabón psicodélico. Este es un proyecto maravilloso que te dará un fondo de pantalla genial, necesitarás jabón líquido mezclado con un poco de glicerina –para alargar la duración de la película de jabón-, un asa de alambre para hacer burbujas, una tela negra para usar como fondo y un objetivo macro de al menos 100 mm. Los colores creados por la película de jabón sólo aparecen cuando a la burbuja le da la luz desde un cierto ángulo así que debes buscas luz natural y disparar en un ángulo de más o menos 45°.

13. Primeros planos en la cocina. La cocina es un lugar maravilloso para empezar proyectos macro, este proyecto se trata de crear una secuencia de fotos relacionadas entre sí. Ten en cuenta que las superficies reflectantes se pueden usar para crear fondos interesantes y una profundidad superficial de campo puede darte una visión increíble de los objetos más simples y mundanos.

14. Fotografiar el mismo paisaje a lo largo de las diferentes horas del día. Un excelente ejercicio para aprender a entender la luz, a comprobar sus diferencias, observar sus distintos matices y ver cómo influye sobre un escenario. Un proyecto interesante y un gran ejercicio práctico. Mi consejo es que busques un escenario bonito y que en algún momento el sol salga o se ponga en un punto del encuadre. Haz una marca en el lugar exacto en el que colocas el trípode, fíjate bien (y señala) la altura a la que lo pones y anota la distancia focal. Así el paisaje será exactamente el mismo, sólo cambiará la luz. Te sorprenderás de lo que puede lograr ese “sólo”. 

15. Mismo paisaje en distintas estaciones. Este es un proyecto que puede quedar precioso. También te servirá para observar la luz, pues no sólo cambia a lo largo del día, sino también entre las distintas estaciones. Incluir un árbol en el encuadre o hacerlo protagonista puede ser una buena idea, pues en ellos se reflejan perfectamente las estaciones, con sus caídas de hoja, los frutos, etcétera. Puedes ver un ejemplo aquí o aquí.

16. Recrear cuadros de tu pintor favorito. Puede ser algo complejo (según cuál sea tu pintor favorito) que si lo trabajas bien y le pones mucha pasión te traerá grandes satisfacciones. Puedes ver como ejemplo el trabajo de Desiree Dolron que inspira sus fotografías en pintores flamencos del s. XVII. Ella juega fundamentalmente con la iluminación y el retoque.

17. Reinterpretar (no copiar) a tu fotógrafo favorito. Seguro que tienes algún (o algunos) fotógrafo favorito, alguien a quien sigues especialmente, que te inspira de verdad. Pues la idea es reinterpretar su trabajo, que no es lo mismo que copiar. Me explico. Analiza sus fotografías, qué es lo que te gusta de ellas, lo que más te atrae, las líneas, la luz, el mensaje… Sea lo que sea lo que te inspire, cuando lo tengas claro, intenta hacer tus propias fotos trabajando ese aspecto que tanto te atrae. Serán tus fotos, con tu sello pero con la esencia que te gusta de ese autor.

18. Retratar a todos los miembros de tu familia. Aunque realizar un retrato puede parecer fácil, no lo es en realidad. Aquí lo fácil es que al ser tu familia juegas con dos ventajas de partida, la cercanía física (si vives lejos de ellos seguro que en algún momento los ves y si no te centras en los que tienes más cerca) y que los conoces. Un retrato de verdad, uno que atrapa de inmediato la atención del público es aquel que capta más allá del rostro. Cuéntale a tu público cómo es tu familia sólo con imágenes.

19. Meteorología. Otro proyecto que puede ser interesante es realizar una serie meteorológica, es decir, fotografiar los distintos fenómenos meterológicos: lluvia, viento, tormenta, niebla, nubes, tornado, etcétera. En este artículo puedes contemplar distintas fotografías realizadas en diferentes momentos meteorológicos, para que veas el encanto de cada uno de ellos

20. Fotografiar la luna durante varios meses en distintos escenarios. Para los lunáticos, románticos o nocturnos (o todo junto) traigo esta idea. Se trata de capturar la luna desde distintos lugares. La luna, sea llena o en cuarto creciente, sola en una imagen no tiene tanto encanto como si la encuadras en un lugar interesante, de hecho puede quedar muy aburrida, como ejercicio está bien, pero si quieres algo más, no la dejes sola ;). Busca distintos escenarios y deja que la abracen. Cada mes un escenario distinto, los meses los decides tú, seis, doce, veinticuatro… 😉 Aquí tienes 13 consejos para fotografiar la luna, si te atrae este proyecto ¡no te los pierdas!

21. Antes y después. ¿Te gusta mucho tu ciudad? ¿Sabes cómo ha cambiado realmente en los últimos cincuenta o cien años? Busca fotografías antiguas de tu ciudad y recrea el mismo ángulo para reflejar el paso del tiempo. Puedes jugar a incluir la imagen antigua dentro del encuadre y hacer una perspectiva forzada o simplemente recrear lo más exacto posible el ángulo de disparo y mostrar tu imagen junto a la antigua.

La Metodología de un Proyecto Fotográfico

(Fuente: JULIO FLORES)

Un proyecto fotográfico exige preparación intelectual, técnica y creativa; además de una metodología que nos asegure fotografías que cumplan los objetivos. La fotografía vino a revolucionar las formas en las que percibimos la realidad.
La cámara fotográfica es para el fotógrafo la herramienta mínima indispensable, sin importar el uso que éste le dé en términos de:

  • Las técnicas utilizadas
  • El método empleado
  • La función que se busca cumplir
  • La necesidad que desea cubrir
  • El lenguaje visual que vaya a utilizar

La metodología del fotógrafo

El fotógrafo al igual que un científico debería ser una persona inquieta que busca primeramente en todas las bases teóricas ya conocidas, pero que también se atreve a buscar nuevas rutas hacia el desafío de los retos que se le presentan.
Por ejemplo la búsqueda de nuevas perspectivas y puntos de observación de los problemas (Einstein y la teoría de la relatividad), nuevas formas de exploración y recolección de los resultados de otros escenarios visuales (Heisenberg y el principio de incertidumbre).
En ambos casos la imaginación es un ingrediente en común, tiene un papel relevante para poder inventar y afinar los modelos propios que utiliza el fotógrafo.

La preparación de la fotografía

La preparación lo es todo, una fotografía no “sale” cuando se presiona el botón de una máquina fría que captura la luz a través de un complejo sistema de obturación, lentes, sensores, software y demás tecnología de punta.
La fotografía es realizada mucho antes de presionar ese botón, la fotografía se realiza mucho antes del evento y no después. Exige un ensayo de investigación teórico, así como de carácter visual:

  • La organización de las ideas
  • Definir claramente la intención
  • Definición de los objetivos
  • ¿Qué lecturas se pretenden generar?
  • Desarrollo de bocetos, las propuestas…

 

En el método que construyamos para un proyecto fotográfico no caben las casualidades, todo debe tener una razón de ser:

La posición de los motivos, la elección de una composición específica, un ángulo determinado, la técnica, la iluminación y sus características, la relación o interacción que existe entre los motivos y la elección de éstos.

La metodología construye un sentido y pone de manifiesto una intención clara que deja fuera cualquier ambigüedad, siempre debe buscar la solución de un problema y el cumplimiento de los objetivos de principio a fin.

Desde la investigación, el estudio, las ideas, los apuntes, la intuición, el bocetaje, los requerimientos, la sesión fotográfica, la selección de las fotografías definitivas, hasta el producto final puesto en exhibición o su publicación.

La fotografía es un ensayo que exige tiempo y preparación, un esfuerzo intelectual y a la vez arrebatado para capturar un evento preciso, en el momento preciso, bajo las condiciones premeditadas.